La retroalimentación positiva, mejora la relación entre maestros y alumnos

 

En la preparatoria y centro de las artes Patapsco, es una escuela prácticamente como las otras, los estudiantes se sientan en sus pupitres, rotan por periodos etc. En muchas cosas esta escuela no aparenta haber revolucionado lo que significa ir a la escuela. Pero en este ambiente tradicional, hay un profesor que pasa la mayor parte de su tiempo intentando cosas nuevas dentro del aula, su nombre es McComb. Este año se está retando a sí mismo para hacer un mejor trabajo y dejar a los estudiantes seguir su propio camino de aprendizaje, esto lo hace creando una enseñanza individual, hecha a medida de cada estudiante.

profe-almuno2

McComb dirige una clase de escritura, en la cual intenta dar a los estudiantes retroalimentación de forma individual conforme trabajan y no solamente cuando los chicos han entregado sus tareas. Él considera muy importante tratar de no darles las respuestas, en lugar de eso los guía con preguntas, asegurándose de que conocen y están usando los recursos que pueden necesitar para responder a esas preguntas; algo que considera crucial, es darles espacio y tiempo para que reflexionen a cerca de lo que les está preguntando y que de este modo los alumnos lleguen a la solución por sí mismos.

McComb hace muchísimo con esta técnica: ayuda a algunos estudiantes a desarrollar una habilidad específica que no tienen; tiene reuniones individuales con estudiantes que están teniendo problemas y no está, solamente tratando de darles a sus alumnos el lenguaje que mejorará su escritura. McComb, se refiere a esta práctica, como una estructura que es flexible y le da la oportunidad, por ciclos cortos de trabajos, de abordar problemas específicos de cada estudiante y dedicarles tiempo de calidad, dándoles retroalimentación uno a uno. Él espera que este nuevo acercamiento a la escritura no solo mejorará el trabajo de sus estudiantes, también los ayudará a ser más independientes.

Los maestros generalmente sólo se enfocan en la retroalimentación que le dan a sus estudiantes, pueden incluso, sentirse frustrados cuando los estudiantes ignoran los comentarios que ellos escriben cuidadosamente en sus trabajos, antes de devolvérselos. Pero es poco común que los profesores tomen el tiempo para escuchar los comentarios que puedan tener sus estudiantes a cerca de ellos como maestros. Como una forma de instalar transparencia, relaciones sólidas y las voces de los estudiantes, MaComb, le pide a sus alumnos que le hagan comentarios específicos a cerca del servicio que les da él como profesor. Para que los estudiantes no se sientan intimidados, los deja hablar entre ellos y le pide a los alumnos líderes que le cuenten lo que se discutió.

profe-alumno

“Esta estrategia me llama, como adulto, a tener el valor de ser vulnerable,” dice McComb. Él tiene la esperanza de que dándole a los estudiantes la oportunidad de expresar sus frustraciones, les hace sentir cuánto le importan y que están juntos para lograr el éxito. McComb comenta que no puede cambiar el sentir de un estudiante, pero sí puede cambiar su reacción ante los comentarios de los alumnos.

 

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

 
 

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>