Cómo ayudar a los maestros a estructurar su propio desarrollo profesional

 

El desarrollo profesional de los profesores, tradicionalmente depende de un entrenamiento externo que se les da, luego de haber identificado sus debilidades profesionales.

Si no eres un gran maestro de escritura o si la evaluación a cobrado cada vez más importancia dentro de tu escuela, cumples con un plan creciente de algún tipo, asistes a tus capacitaciones, obtienes tus certificados, repites cuanto curso sea posible hasta que a tu escuela se le acabe el presupuesto para enviarte. Frecuentemente estos “planes de crecimiento profesional”, son creados en juntas de 15 minutos. ¿Qué pasaría si pusiéramos este modelo de cabeza? ¿Qué tal si en lugar de estos entrenamientos inútiles, creáramos mejoras centradas en los educadores, con cursos útiles y constantes y un acercamiento a las necesidades de la comunidad. Un plan que los conectara con medios dinámicos y comunidades humanas que ayudaran a moldear un pensamiento nuevo y más posibilidades y que los fortaleciera como educadores?

profes en desarrollo

La idea aquí, no es que los educadores mejoren conectándose a través de las redes sociales, la mayoría ya lo hacen. Lo que nos interesaría es que las escuelas descentralizaran el esfuerzo por capacitar a los profesores y los dejaran libres apoyándolos en una toma de decisiones propias a cerca de lo que necesitan reforzar y puedan elegir cualquier opción. La idea de este post, es ofrecer algunas ideas concretas para que los profesores puedan comenzar a diseñar un programa en sus esucelas.

Cómo ayudar a los profesores a crear su propio desarrollo profesional

  1. Establece una gran idea que sea convincente y apégate a ella
  2. Esto puede ser considerado como una misión, pero se relaciona sobre todo con el propósito. Un ejemplo podría ser: Ayudar a los maestros a crear un desarrollo constante que los conecte con las redes necesarias y ayudarlo a construirse con sus fortalezas e intereses naturales. Después-y esta es la parte crítica-conforme vas tomando decisiones que impacten el programa, regresa a tu misión constantemente.

Puedes revisar esta gran idea cuantas veces sea necesario, pero ten cuidado de no alejarte demasiado de la idea original o terminarás justo donde comenzaste.

  1. Establece algunas reglas del juego
  2. Quizá pudieras llamar a esto una norma, pero es la no norma, norma-solo algunas reglas básicas y un lenguaje común, que aseguren que todos están comenzando y terminando en el mismo punto.

Aquí es donde tienes que explicar cómo el entrenamiento será calificado y cuantificado-o si es que será calificado y cuantificado. Aquí también enfatizarás la gran idea, para que quede lo más clara posible-personalizar la capacitación de los educadores de modo tal que sean ellos mismos quienes elijan lo que necesitan. La flexibilidad e innovación son más valiosas que la uniformidad.

  1. Diversificando los recursos de desarrollo profesional
  2. Este es el anti-programa, programa. Menos a cerca e los expertos y más sobre la capacidad del personal. Para lograr un programa autosustentable que este en constante funcionamiento, este programa tiene que llegar a los profesores a través de decenas de fuentes, de libros y recursos del distrito, hasta blogs y redes sociales.

foto-profinnovadores

  1. Crea un piloto que funciones para los profesores
  2. Establece este piloto en alguno de los departamentos, de este modo podrás identificar los factores que no consideraste. De este modo tú mismo podrás entender mejor cómo podría funcionar de modo más eficiente. Puede que te des cuenta de que esta cuestión del desarrollo profesional independiente, confunde a la gente y eso está bien. Simplemente regresa sobre los pasos uno y dos.
  1. Conecta a los maestros
  2. Conecta a profesores de distintas escuelas de la zona- incluso en diferentes estados o países –no solo para mejorar la diversidad de fuentes, sino para expandir de modo natural las redes de aprendizaje profesional. Estas conexiones, catalizarán el esfuerzo conforme avanzas. El relacionarse con otros profesores y la curiosidad, llevará a los maestros mucho más allá de la norma o los requerimientos mínimos.

El punto de todo esto es la capacidad del personal, no capacitación correctiva.

  1. Enfócate en el aprendizaje del estudiante
  2. Cuando de evaluar esfuerzos se trata, lo mejor es ofrecer capacitaciones o discutir el proceso frente a frente; enfócate en los efectos del contenido, más que en el medio o la fuente. La idea aquí no ha cambiado-mejorar el aprendizaje de los estudiantes, mejorando la eficacia de los profesores.- El punto principal es la sustancia: estrategias, herramientas y una forma de pensamiento que termine en un diseño instruccional; curriculum, tareas, aulas, interacción entre profesores y estudiantes. Básicamente logros por parte de los estudiantes.
  3. Esto debe resultar el foco del programa.
  1. Reconocer los talentos e intereses de los profesores
  2. Los profesores necesitan verse a sí mismo como gente capaz y talentosa; profesionales apasionados excepcionales todos, cada uno a su manera. Sus fortalezas pueden radicar en la colaboración con sus colegas, diseño de evaluación, gestión de las aulas, desarrollo de curriculums u otros pilares tradicionales de la educación. Pero también pueden ser herramientas que motiven a los estudiantes y les enseñen a moldear su carácter: ser flexibles, creativos, serviciales, amables etc.
  3. ¿Cómo? Haz que los profesores se describan entre ellos. Usa juegos en los que crear equipos sea el punto y donde alardear esté permitido. Promueve la reflección y la metacognición. Provéelos de una plataforma que puedan llenar y les permita ver de lo que hacen, cuándo lo hacen y por qué. Luego subraya cualquier talento y comparte con ellos, celébralos.

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

 
 

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>